• THB México

¿Conoces los tipos de Reaseguro?




El Reaseguro puede llevarse a cabo principalmente de dos maneras, como reaseguro facultativo o de contratos, que a su vez ambos se subdividen en reaseguro proporcional y reaseguro no proporcional.


Reaseguro Facultativo y Reaseguro de Contratos

En el reaseguro facultativo o voluntario, la Reaseguradora tiene la facultad (de ahí el nombre) de aceptar o rechazar cualquier riesgo o conjunto de riesgos definidos que le sean presentados por algún intermediario de reaseguro o Aseguradora. Asimismo, la Aseguradora también tiene la facultad para decidir qué riesgos quiere reasegurar. Este tipo de reaseguro por lo general se utiliza para riesgos altamente peligrosos o que tienen una suma asegurada grande, pues pueden ser hechos a la medida con la intención de adecuarlos de manera específica al riesgo en cuestión. La Reaseguradora puede revisar cada riesgo de manera individual y decidir si lo acepta o rechaza según sus propios méritos.


En contraste, el reaseguro de contratos es un acuerdo que vincula legalmente a la Aseguradora y la Reaseguradora, y generalmente son utilizados cuando una Aseguradora busca reasegurar un portafolio de pólizas que cumplen con ciertos parámetros de riesgo y/o pertenecen a cierto ramo o ramos. Usualmente, este tipo de reaseguro es una relación a largo plazo con la Cedente, en la cual se espera rentabilidad pero se mide y se ajusta durante un período prolongado, y tiene la ventaja de ser más barato que una suscripción riesgo por riesgo de reaseguro. El énfasis para la Reaseguradora no está en la revisión individual del riesgo suscrito, sino en la revisión de las prácticas e historial de suscripción de la Cedente.


Reaseguro de Facultativo Proporcional

Es la forma original, históricamente, de llevar a cabo el reaseguro, por dos razones principales. La primera, le sirve a la Aseguradora para mantener un portafolio balanceado, desinvirtiendo en aquellos riesgos que rompen con la homogeneidad del mismo por ser mucho más grandes que el promedio. La segunda razón, tiene que ver con la parte comercial, cuando la Aseguradora se ve obligada a aceptar un riesgo que no forma parte de sus políticas internas o excede su capacidad, y utiliza el método facultativo para resolver el problema. En otras palabras, le permite a la cedente incrementar su capacidad a través de un intercambio pro rata de exposiciones. La principal desventaja de este tipo de reaseguro es que no se lleva a cabo de manera automática, lo cual podría generar descalce temporal, en lo que entra en vigor la cobertura de reaseguro.


Reaseguro de Facultativo No Proporcional

Este tipo de reaseguro ha crecido bastante en los últimos años debido a dos factores principales. Primero, debido a que la suscripción de riesgos de alto peligro y valores puede desbalancear los contratos de reaseguro proporcional al exponerlos a un riesgo catastrófico, adquirir coberturas facultativas en exceso de pérdida, sirve para proteger ya sea la retención de la cedente o la cuenta común de la cedente y sus Reaseguradoras, con el beneficio agregado de que es más fácil de administrar que un reaseguro pro rata tradicional. El segundo factor que propiciado el crecimiento de este tipo de reaseguro es el surgimiento de las compañías de seguros cautivas, cuya función es suscribir, ya sea la totalidad del riesgo o parte del mismo, de la holding a la cual pertenece.




Reaseguro de Contratos Proporcional

En este caso, la Reaseguradora está obligada aceptar todos los negocios incluidos en los términos del contrato de reaseguro, y la aseguradora debe ceder dichos negocios, por lo cual a este tipo de reaseguro se le conoce también como reaseguro automático u obligatorio. Las Aseguradoras y Reaseguradoras reparten las pérdidas ocasionadas por un siniestro en proporción a su soporte del riesgo, que usualmente se expresa como un porcentaje. La principal ventaja del seguro proporcional es que ofrece protección contra frecuencia y severidad, y es relativamente fácil de administrar. No existe una restricción al número de riesgos que pueden ser cedidos ni usualmente tampoco hay una restricción al número de pérdidas que pueden ser recuperadas de la Reaseguradora, sin embargo si se estipula el monto máximo que se puede ceder para un riesgo individual. Existen dos principales tipos de reaseguro de contratos no proporcional, el contrato quota share, en el cual la Aseguradora y las Reaseguradoras comparten la retención bruta, y el contrato surplus, que le permite a la Aseguradora aceptar sumas asegurada mayores a su retención bruta, cediendo estos excesos a los reaseguradores.


Reaseguro de Contratos No Proporcional

Generalmente son contratos anuales en donde la cobertura es vertical debido a su característica de ’No Proporcional’. No hay repartición de pérdidas en términos proporcionales, sino que el asegurado debe retener todas las pérdidas hasta un cierto monto, conocido como deducible, punto de exceso neto o priority, y todas las pérdidas que excedan este monto las retiene la Reaseguradora hasta un cierto límite pre-acordado. El reaseguro en exceso de pérdida (excess of loss reinsurance) es el ejemplo más común de reaseguro no proporcional, el cual tiene dos variantes que son el reaseguro en exceso de pérdida por riesgo y el reaseguro en exceso de pérdida por evento. En el reaseguro en exceso de pérdida por riesgo, la Reaseguradora indemniza a la Aseguradora por el monto de la pérdida de todas las pólizas individuales afectadas, el cual generalmente tiene un límite agregado anual.


957 vistas
+52 (55) 5543 6345

Lunes a Jueves

Viernes

9:00 a 19:00 hrs

9:00 a 15:00 hrs

Providencia No. 807, Piso 7, 
Colonia Del Valle Centro, Alcaldía Benito Juárez, 
C.P. 03100, CDMX

  • LinkedIn - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle

© 2019 THB MEXICO. Todos los derechos reservados.